Javier Beirán, jugador del Gran Canaria: “Cuando me llamó Scariolo sentí un orgullo y una satisfacción enorme”

Javier Beirán disputando un partido con el Herbalife Gran Canaria. Foto / @jbeiran33

Javier Beirán disputando un partido con el Herbalife Gran Canaria. Foto / @jbeiran33

Javier Beirán (1987, Madrid), jugador del Herbalife Gran Canaria e internacional con la Selección Española de Baloncesto, nos cuenta cómo fueron sus inicios y su trayectoria hasta ahora. Además, confiesa cómo se sintió la primera vez que fue convocado por Sergio Scariolo, actual seleccionador nacional de baloncesto de España. También nos revela cuáles han sido sus mejores y peores momentos profesionales.

Pregunta. ¿Cuál fue tu primera convocatoria con la Selección Española de Baloncesto? ¿Qué se siente cuando Scariolo te convoca por primera vez con la selección española de baloncesto?

Respuesta. La primera convocatoria se hizo derogar un poco por las lesiones. En verano no pude ir porque me estaba recuperando de la rodilla; en noviembre había una y me torcí el tobillo; y ya en febrero pude ir a una ventana de clasificación para el Mundial y debuté contra Bielorrusia. Ahí no me perdí prácticamente ninguna ventana de clasificación para el Mundial. Luego, por el trabajo realizado durante la temporada y las ventanas, tuve la suerte de poder entrar en ese equipo final de 12 jugadores que disputamos el Mundial de China y tuvimos la suerte también de ganarlo.

Cuando me llamó Scariolo sentí un orgullo y una satisfacción enorme. Si hecho la vista atrás, cuando de pequeño veía a la Selección, era lo máximo. Ahí están los jugadores que representan a todo el país. Además, el baloncesto se sigue, pero a nivel Selección, muchísimo más. Hay muchísima más gente que sigue a la Selección en los campeonatos, en los torneos… Yo estaba ahí, oyendo el himno y jugando para y por España y era una satisfacción enorme. Aunque no debería, a veces lo coges un poco más de rutina, como las ventanas. Tampoco es a diario, pero no lo valoras tanto. A veces tenemos que frenar un poco y pensar que es una suerte, mucho trabajo realizado y sufrido, pero merece la pena por estar en la Selección.

P. Jugar con la Selección es algo que todos los deportistas desean, ¿cuáles han sido tus mejores momentos en ella?

R. El mejor momento es sí o sí la medalla de oro en China y todo lo que eso rodea. El recibimiento que tuvimos en España… nunca me imaginé, o bueno sí lo había imaginado y soñado muchas veces: ir en un autobús por las calles de Madrid, con la gente en la calle, el recibimiento que tuvimos en Colón con un cordón a tope, los miles y miles de mensajes que recibí y recibimos estando en China de muchísima gente que no te puedes imaginar: de colegios, de universidades, de hospitales que nos estaban siguiendo con el horario cambiado que teníamos.

A parte de todo eso, que es algo que todavía sigo recordando con mucho cariño, otro de mis mejores momentos fue el primer día de convocatoria, quizá porque se hizo derogar. Me hacía mucha ilusión jugar para España y era el mayor sueño que tenía en el baloncesto.

Javier Beirán con el resto de compañero de la Selección antes del comienzo de un partido. Foto / @jbeiran33

P. ¿Alguna anécdota que tengas siempre en la cabeza?

R. Anécdotas hay muchísimas, algunas no se pueden contar y otras sí (risas). La mayoría son buenas porque hemos tenido muchos momentos muy divertidos. Este año esta siendo un poco más triste en ese sentido porque casi no podemos salir de los hoteles cuando viajamos, tanto en la Selección que es una burbuja, como con el equipo. A veces, esas escenas después de los partidos y esos paseos por las ciudades de Europa te dejan recuerdos muy bonitos.

Pero me quedo con una del final del partido del Mundial de Baloncesto en 2019 contra Argentina. Jugué el final del partido y tenía el balón. Quedaban 8 segundos y ganábamos de 15-17 o así, entonces me presionaron dos de Argentina y la tuve que pasar a Quino Colón. Él ya se quedó el balón y acabó el partido. Al acabar el partido me acerqué y le dije: “oye si no quieres el balón, yo me lo quiero quedar”. Él me miró y me dijo: “no, no. Me lo voy a quedar yo”. A los 3 segundos apareció Marc Gasol, caminando desde el banquillo, en plan: “¡eh, el balón!”. Los dos nos miramos como: “vale, para él, que para eso el lleva aquí muchos partidos como Internacional y es más importante que nosotros”. Nos quedamos conversando los dos como: “bueno, hemos ganado y ya está”. Los dos nos ilusionamos con el balón, aunque era tontería porque nos llevábamos uno del entrenamiento, aunque nos hacía ilusión al ser el de la final.

P. ¿Cómo funciona el tema de los protocolos Covid?

R. Muchísimos PCR, llevamos unos 100 o más. En mi equipo, que competimos a nivel europeo, nos hacemos unas 3 PCR por semana, siempre y cuando demos negativo. Si damos positivo, que por suerte solo hubo un caso, que no se como, tienes que hacerte alguno más.

Los viajes obviamente con mascarilla y en los hoteles nos permiten salir, pero nos han puesto una serie de pautas para que tengamos cuidado a parte de las restricciones que hay en las propias ciudades, los toques de queda y la hora de los cierres de los comercios. Al final tuvimos la suerte de jugar en ciudades como Liubliana (Eslovenia) y Venecia. También tuvimos la suerte que en una mañana libre por Venecia pudimos dar un paseo. Es un lujo poder verlo, aunque parecía un desierto. Es un poco triste porque muchos sitios estaban cerrados, pero un lujo verlo.

Hemos estado también en Paris, Estambul y muchas otras ciudades pequeñas que antes no podíamos ver. En una semana me tengo que ir a Mornar (Montenegro) y en muchos sitios los aviones hacen la mitad de los trayectos, por lo que hay que hacer escala y aprovechamos para ver estos sitios.

Jugamos en Kazán a -20º. Fue el sitio más complicado y donde más miedo tuvimos porque en Rusia, no sé cómo son las restricciones, pero nadie llevaba mascarilla y hemos jugado con público. La primera vez que jugamos con público este año. No estaba lleno, pero unos 3000 espectadores había y teníamos miedo de volver con el COVID. Pasó e hicimos PCR y todo bien. Al final es más control, pero la responsabilidad individual que debemos tener todos, especialmente nosotros que nos estamos moviendo muchísimo, es importante.

P. En 2017 conseguiste la Basketball Champions League y la Copa Intercontinental FIBA con el CB Gran Canaria, ¿cómo fue ganar esos dos torneos tan importantes?

R. La Champions sólo la pude jugar la mitad porque me lesioné. No pude jugar la final, pero aún así lógicamente me sentía partícipe al 100%. La Intercontinental la pude jugar. Al final, estar en un equipo como Tenerife en ese momento y poder ganar títulos era algo muy bonito, porque Madrid o Barcelona son los que suelen ganar varios títulos cada año. Disfrutamos muchísimo con la afición y nos permitió darnos a conocer un poco más en Europa.

Javier Beirán con el resto de compañeros del Iberostar Tenerife al proclamarse campeones de Europa. Foto / @jbeiran33

P. ¿Qué ocurrió con el entrenador que decidió apartarte del equipo según él “por el diferente pensamiento de cómo llevar una capitanía”?

R. De eso todavía no he querido hablar nada. Prefiero no decir mucho porque al final he vuelto al equipo. He demostrado jugando lo que valgo y lo que puedo ayudar y no quiero más polémica.

Lógicamente no estaba de acuerdo con esa decisión porque creo que podía aportar en muchísimas cosas y en muchísimas facetas. Mis compañeros me apoyaban y yo creo que lo he demostrado poco a poco con trabajo. Hemos podido sacar un poquito, y espero que un poco más en estos tres meses que quedan al equipo, de las posiciones bajas en las que estábamos, que no es el sitio del Herbalife Gran Canaria.

P. En 2016 sufriste una rotura parcial del cruzado, ¿cómo te afectó a nivel psicológico? ¿Te costó mucho volver a coger el nivel que tenías antes de la lesión?

R. El nivel no me costó, creo que mejoré después. Pero al principio si es verdad que, quizá, a media temporada o poco más, no llegaba a ser yo del todo. Yo volví al principio de una temporada. Esa temporada no tenía los minutos que yo creía que podía tener, también probablemente porque no estaría en forma al 100% y por como salieron las cosas, no volví al nivel que estaba. Pero ya en la siguiente jugué muy muy muy bien.

A nivel mental y psicológico, creo que es una de las lesiones más duras que existen en el deporte. Mentalmente, al principio es muy duro, sobre todo los primeros días. Cuando me lo hice ya noté algo, noté un crack y sabía que me iba a perder muchos meses. Es un trabajo muy diferente al que haces normalmente, es un trabajo individual. Llevo toda la vida haciendo deporte colectivo y al final una recuperación de 10 meses, que fue lo que yo tardé, pues éramos el fisio, el preparador físico y yo, o muchas veces yo solo en el gimnasio o en el fisio. Es diferente, difícil, pero creo que todos lo que lo hemos pasado volvemos más fuertes y eso debe ser por algo.

Javier Beirán concentrado mientras suena el himno de España. Foto / @jbeiran33

P. ¿Cuál ha sido tu peor momento en el baloncesto? ¿Y el mejor?

R. Como peor momento la lesión sin duda. Fue muy mala. Todas las lesiones en general, pero sobre todo esa fue un palo mentalmente y por el tiempo de recuperación.

Este mes y medio que he estado apartado del equipo también ha sido muy duro porque lo veía muy injusto y no era el sitio donde debía estar. Luego hay momentos puntuales como en el Estudiantes al principio, que deseaba jugar más. Entrenaba duro y estaba al nive,l pero no tenía la oportunidad. El deporte es así. El deporte de equipo tiene muchas ventajas, pero tiene inconvenientes, no todo depende de ti.

De estos 3 puntos negativos, he salido muy fortalecido y creo que mi carrera se basa un poco en eso. Nunca he sido un jugador que haya destacado desde pequeño sino que he ido poco a poco trabajando y consiguiendo mis objetivos.

Como cosas positivas me quedo con el poder hacer una carrera sólida en ACB, que era mi objetivo. El primero era ser profesional y consolidarme. Cuando vine a Gran Canaria, mi objetivo era consolidarme como jugador. Ahora llevo prácticamente 14-15 años en Primera División y eso no es sencillo. Espero que todavía me queden unos cuantos años más. Y después me quedo con haber jugado con España y ganar un Mundial.

Javier Beirán posando con la Copa del Mundo. Foto / @jbeiran33

P. ¿Qué logros profesionales te quedan por cumplir?

R. Encima de un Mundial hay poco, pero me gustaría ganar las Olimpiadas. Ojalá al final sean este año. Va a estar difícil entrar en el equipo, pero voy a estar ahí peleando. Igual que en el Mundial, la competencia de los jugadores en España es altísima y voy a lucharlo, no es algo sencillo. Me gustaría ganar las Olimpiadas porque España nunca ha ganado un oro. Tiene tres o cuatro platas, pero nunca se consiguió el oro. Es muy difícil entrar, pero trabajaré lo que pueda. Y no es que esté satisfecho, pero ganar un Mundial, que se ha conseguido dos veces en la historia, es muy difícil y muy pocos afortunados lo han conseguido.

P. ¿Cómo te definirías si tuvieras que “venderte” a ti mismo?

R. Diría que soy un jugador de equipo. A veces peco de ser demasiado generoso, pero creo que es muy importante para muchos equipos el compartir mucho el balón, el pensar siempre en la mejor opción para el equipo. Soy un jugador que tira bien, no muy bien (risas), pero que tira bien y que tiene bastante capacidad para generar juego y ver a sus compañeros en las mejores situaciones. El rebote creo que es una de mis mayores virtudes, tengo bastante don y habilidad de coger rebotes y colocarme bien sin ser el más fuerte y el que más salta.

Javier Beirán en un partido de la Liga Endesa. Foto / Alba Pacheco

P. ¿Quién es tu referente como jugador de baloncesto?

R. Mi padre habrá ayudado, aunque no lo he visto jugar. Él fue jugador y más o menos ha hecho pasos parecidos a los míos: ha estado en la Selección y ha jugado unas Olimpiadas, aunque no fue un fijo como yo. También estuvo en el Real Madrid y ganó la Copa de Europa, en eso me gana por diferencia. Pero ha hecho una carrera muy bonita.

Luego a nivel de ídolos, de pequeño, aunque no seguía mucho la NBA, Reggie Miller, Allen Iverson y Jordan. Hace poco vi el documental ‘The last Dance’ y he empezado a recordar que tengo fotos con la ropa de Chicago.

En España, jugaba en la cantera del Real Madrid e iba a los partidos cuando podíamos y me gustaba mucho Alberto Herreros, Alberto Angulo y Juan Carlos Navarro, que se retiró hace un par de años. He tenido la suerte de jugar contra él, de defenderle y de sufrirlo y es un crack. Es muy diferencial, no tiene la ventaja física como pueden tener otros jugadores de tamaño, como Pau Gasol, que es el jugador más importante de la historia de España, pero tenía una calidad que nos vacilaba a todos, incluidos los americanos, en los torneos internacionales que jugábamos o que jugaban.

P. ¿Cómo sería tu jugador de baloncesto perfecto? Defínelo en 5 cualidades.

R. El jugador perfecto diría Jordan, pero no sé si tiene todo. Es verdad que tiene tantas cosas buenas que al final hace mucho. Pero para 5 cualidades, creo que el físico es fundamental, la inteligencia en el juego, la visión de juego, puntería, fortaleza mental y rapidez. Es verdad que rapidez y salto van unidos al físico, lo engloba todo. Pero la fortaleza mental es imprescindible porque no siempre las cosas van como esperan ni te salen como quieres. La puntería para tirar y meterlas todas y visión de juego para que también metan los demás.

P. ¿Cuándo empezaste a jugar al baloncesto y por qué?

R. Empecé en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo en Madrid, a nivel un poco oficial con los compañeros en el colegio. El por qué realmente no lo sé, aunque mi padre fue jugador de baloncesto. Lo he visto poco, pero he estado mucho con él. Lo he visto poco porque se retiró cuando yo tenía 3 años y yo jugaba al fútbol y hacía otros deportes. No sé por qué un día decidí hacer las pruebas de baloncesto y desde ese momento ya no me he cambiado. Así que será un poco por todos los recuerdos que tengo en la cabeza.

Javi Beirán de pequeño. Foto / @jbeiran33

P. Desde pequeño has estado en grandes equipos como el Real Madrid, el Estudiantes… Cuéntanos un poco tu trayectoria profesional.

R. Estuve los primeros años en el colegio. Luego pasé al Real Madrid. Estuve seis años, los seis años que tenían en ese momento de categorías inferiores. Al acabar la etapa de formación y el colegio, que es a los 18 años en segundo de bachillerato, había que decidir donde quería dar el paso profesional. Estuve a punto de irme a Estados Unidos porque tenía ofertas de varias universidades con una beca al 100% para estudiar allí, pero al final decidí estudiar en Madrid y jugar en el Estudiantes. No pude debutar y jugué poco, menos de lo que yo quería. Pero pude jugar varios partidos y me sirvió para formarme como jugador y empezar a pensar que podía ser jugador profesional, que hasta ese momento no lo había pensado.

Después fiché en Gran Canaria y llevó aquí, entre Gran Canaria y Tenerife, 11 años seguidos. Se vive muy bien.

Javi Beirán durante un encuentro contra el Real Madrid Basket. Foto / @jbeiran33

P. Hace un año acabaste tu segunda carrera. ¿Te gustaría cursar algo más?

R. Estoy mirando algún máster o mejorar el inglés, que lo hablo en el equipo y no lo hablo mal, pero creo que estoy muy lejos del nivel que debo tener para trabajar en un futuro. También me gustaría mejorarlo para seguir formándome y tener la cabeza en algo. Los años que llevo jugando a nivel profesional he tenido la suerte de estar estudiando prácticamente las dos carreras que he hecho (Dirección de Empresas y Periodismo). Ahora, aunque ya estoy un poco más mayor, quiero seguir porque me cuesta no hacer nada.

Dirección de Empresas la estudié en la Universidad Autónoma de Madrid y en Tenerife estudié Periodismo en la Universidad de la Laguna. Sincera y lógicamente, me encanta el deporte, pero no se muy bien porque he hecho periodismo. Me gusta escribir, quería seguir formándome en una carrera con muchas posibilidades en el futuro. Con la ventaja de haber hecho y vivido deporte, era una carrera que me permitía poder hacer las prácticas tranquilamente ya que otras son estrictas con el tema de laboratorio. Me ha gustado más de lo que me esperaba y me ha hecho ampliar un poco mis conocimientos y crecer personalmente.

P. ¿Qué consejo le darías a una persona que acaba de empezar a jugar al baloncesto y quiere conseguir lo que tú has conseguido?

R. Que no se pongas objetivos tan complicados. En mi caso no me lo esperaba y muchas veces no depende solo de ti. A veces es suerte y estar en el momento adecuado, pero sobre todo que disfrute y se lo pase bien. Yo lo sigo haciendo y el día que deje de disfrutar tengo claro que dejaré de jugar.

En los momentos tristes pienso muchas cosas y mis amigos me dicen: “oye, que tú eres un afortunado y estás rayado o triste porque no has jugado bien o has jugado menos, pero todos los que estamos aquí nos cambiaríamos por ti, por hacer lo que todos soñamos toda nuestra vida”, entonces me tengo que sentir un privilegiado. Si quieres llegar a ser profesional, las claves serían disfrutar y trabajar mucho. También hay que tener claro que hay que dejar cosas de lado muchas veces, a veces no puedes salir el tiempo que quieras o estar con tus amigos. Pero luego se ve el resultado.

Javier Beirán en un entrenamiento de la Selección Española de Baloncesto. Foto / @jbeiran33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin